Selección y búsqueda proveedores

CAPÍTULO II: Esta es mi historia

Catorce años de amor.

Si en mi anterior post os presentaba el blog, hoy quiero acercaros mi historia. Creo que para implicarme al máximo en este proyecto y que vosotros también podáis hacerlo (la idea es que participéis activamente y contéis vuestras experiencias), hay que “predicar con el ejemplo”:

Como os conté ayer, llevo 14 años de relación con mi novio y futuro marido. Fue y es mi primer y único amor. La verdad es que mis amigas siempre me recuerdan la suerte que tengo, ya que en los tiempos que corren, no suele ser muy habitual mantener este tipo de relaciones tan duraderas. Desde aquí las quiero dar la razón porque es una suerte.

Pareja con anillo

En una relación tan larga, os podéis imaginar que han sido muchas las veces en las que nos han preguntado por el tema: – ¿cuándo os casáis?, ¿lo habéis hablado ya?, ¿vosotros seréis los siguientes, no?

También han sido muchos los familiares y amigos que, durante estos años, nos trasladaban sus ganas e ilusión por ir a nuestra boda. De ahí surge un poco la idea del nombre del blog “Una Boda Deseada”.

Recuerdo el verano de 2018 cuando una de las canciones que más sonaba era “El anillo pa´ cuando” de Jennifer López y mi novio y yo éramos señalados con el “dedo acusador” en las pistas de baile, como para darnos por aludidos.

Justo un año después, en agosto de 2019, durante nuestro viaje de verano a Nueva York y México, me pidió que me casara con él. Fue un momento muy emotivo, que recordaré siempre. Días más tarde, cuando llegamos a España, se lo contamos en persona a la familia y amigos, que se alegraron muchísimo. – ¡Por fin! ¡Qué ganas teníamos! ¡Qué buena noticia! ¡Que pase pronto este año!

En septiembre del año pasado (con la vuelta al cole) comenzamos con los preparativos. Estos meses iniciales fueron especiales. Siempre es bonito enfrentarse a una experiencia única, que te ofrece la posibilidad de soñar y crear y con la que te vuelcas al máximo porque esperas que solo se de una vez en la vida.


Recuerdo el verano de 2018 cuando una de las canciones que más sonaba era “El anillo pa´ cuando” de Jennifer López y mi novio y yo éramos señalados con el “dedo acusador” en las pistas de baile, como para darnos por aludidos”

A toro pasado, nos hemos dado cuenta de que en la organización de una boda, suelen darse 3 etapas bastante bien diferenciadas. La primera fase, que puede durar más o menos dependiendo del tiempo que se tenga y lo rápido que se haga, corresponde a la selección de todos los proveedores. Es tiempo de buscar, comparar y elegir. Son meses donde sientes que se abren ante ti un montón de opciones diferentes. Al principio te sientes un poco saturado y sobrepasado, pero poco a poco va tomando forma.

Alegría por la boda

Una vez finaliza, entramos en la segunda fase, en la que se produce un parón, que a veces agobia un poco. Son meses de espera, meses que se hacen eternos, meses en los que no se puede avanzar nada. Y es que todavía falta bastante para el gran día y no se pueden cerrar temas importantes, ya que dependen en gran medida de la confirmación de invitados.

Es en este momento, cuando sabes finalmente cuántas personas asistirán al enlace, cuando se puede iniciar tercera fase, que corresponde con la reactivación de todo lo aparcado y con el momento de cerrar temas. Es tiempo de planificar la colocación de los invitados en las mesas, de cerrar el transporte y los traslados, de la adquisición de los últimos detalles, etc.

Por suerte, todavía no habíamos contratado el viaje de novios con la agencia ni habíamos encargado los detalles, ya que hubieran quedado con la fecha de este año.  Además, tampoco habían empezado a grabar las alianzas.

Y es que en nuestro caso, debido al  confinamiento, no pudimos pasar de la segunda fase, por lo que no hemos vivido lo más especial: finalizar todo el proceso y disfrutar al máximo del “día D”.

Pero no somos los únicos. Estoy segura que conoces a familiares y amigos que también han optado por aplazar su boda. Sería buena idea que les hablaras de este blog para que puedan seguirlo durante este año y se sientan parte de un grupo de personas que han pasado por este trastorno. Juntos podemos darnos consejos para vivir de nuevo el proceso de replantear la boda.

¿Te apetece compartirlo?

18 comentarios en “CAPÍTULO II: Esta es mi historia”

  1. Que bonito prima . Es verdad que ahora es complicado un poco todo pero como tú bien dices que después de 14 años sigáis juntos es la mejor señal de todas de que todo esta saliendo bien y que todo seguirá saliendo bien. No os rindáis ( y me refiero a todo) y pronto estaremos de celebración
    Animo

  2. Que bonito prima . Es verdad que ahora es complicado un poco todo pero como tú bien dices que después de 14 años sigáis juntos es la mejor señal de todas de que todo esta saliendo bien y que todo seguirá saliendo bien. No os rindáis ( y me refiero a todo) y pronto estaremos de celebración
    Animo

  3. Me encanta! Aunque nos engañas un poco con el título e…he echado de menos el”salseo” jejeje. Donde os conocisteis, que fue lo que os enamoró a uno del otro, si ya convivís o estáis un poco a la antigua usanza…
    En mi caso te diré q la historia es mas q interesante jajajaja
    Resumidamente, para que esto sea algo bidireccional como dices…lo dejé en mayo con mi pareja con la que llevaba 12 años y me casaba en el mes de septiembre y conocí un año y medio más tarde a el que será ( si El Covid nos deja) mi futuro marido, que no es más que el hermano de la novia de mi hermano, quienes llevan 9 años ya juntos.
    Toda la vida lo había tenido al lado y jamás me había fijado 🥰

    1. Si Clara quiere “salseo”, tendrá “salseo” 🙂 ahí van las respuestas a tus preguntas. Nos conocimos en el pueblo. Yo nací en Baltanás (Palencia) y este es el pueblo de su familia también. Llevamos 14 años juntos (como dice el post) y 7 viviendo juntos en Madrid, donde trabajamos. Lo que más me gusta de él es su sentido del humor (me encanta cómo siempre busca hacerme feliz y sacarme una sonrisa, aún en los peores momentos) y su generosidad, siempre está cuando se le necesita.
      Me encanta que te hayas abierto y hayas compartido tu historia. Muchas gracias! Esa es la idea del blog: que todos nos abramos en canal, que compartamos vivencias, experiencias y, sobre todo, sentimientos 🙂 estoy segura que vais a ser muy felices juntos. Muchas veces pasa eso, que tenemos algo delante de las narices y no sabemos verlo. Me gusta que tú supieras detectarlo. El miércoles publicaré la próxima entrada. ¡Espero tu comentario! Jeje un beso fuerte!

  4. Holaa!!
    Al leer el capitulo me e sentido tan identificada contigo, yo llevo 13 años con mi pareja y me pidio matrimonio en el verano del 2019 en mexico.
    Siento que asi alguien me entiende como me siento!!
    Un saludo!

    1. ¡Qué casualidad! 🙂 Me alegra oirte decir eso de que te sientes identificada. La verdad es que somos muchas las parejas en esta situación y en este blog encontrarás piezas con las que te sentirás identificada y con otros testimonios de personas que también pasan por esto. El miércoles a las 10:00h publicaré un post con el que estoy segura que también vas a empatizar. espero que te guste! Un abrazo.

  5. Me uno al grupo de las parejas que hemos tenido que anular la boda este verano por el Covid. Es una faena por decirlo suavecito, pero es lo que toca. Hay que encajar el golpe , tener paciencia y ya llegará el momento de poder celebrar la boda con familia y amigos para disfrutar de verdad, como antes del covid, sin distancias de ningún tipo. Besos , abrazos, baile, contacto personal y todos los ingredientes de una buena fiesta. Todo llegará. Un besazo Beatriz

  6. Pingback: CAPÍTULO III: Crónica de #UnaBodaAplazada - Una boda deseada

  7. Pingback: Tipos de anillos de pedida y su simbología - Una boda deseada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.