Recien casados

CAPÍTULO I: Presentación y declaración de intenciones.

Un año repleto de bodas

29 de agosto de 2020. Miro el reloj. Las 18:00h. A estas horas tendría que estar blanca y radiante, enfilando el pasillo de la Iglesia del brazo de mi padre camino al altar. Pero no ha podido ser y la realidad que tengo ante mí hoy es bien distinta: chanclas, ventilador y una página en blanco en el ordenador.

Desde que era una niña había soñado con este día. Hoy por fin mi novio y yo íbamos a celebrar en familia y con amigos nuestros 14 años de amor.

El pasado mes de junio, viendo cómo estaban las cosas y previendo cómo iban a estar en agosto por el Covid-19, tomamos una de las decisiones que más nos ha costado tomar: aplazar nuestra boda al verano que viene. Y no fue fácil. Nunca gusta que te trastoquen los planes. Y menos por una pandemia mundial. Y menos en uno de los días más felices de tu vida. Pero no ha quedado otra.

Queremos que los nuestros puedan disfrutar al máximo de todo, y dada la situación, las circunstancias y las exigencias actuales, no iba a ser así, por lo que hemos preferido posponerla. Muy a nuestro pesar. Pero convencidos de haber hecho lo correcto.

Por eso estoy hoy aquí, escribiendo este post el día de mi “no boda”. Espero que sea el primer artículo de muchos. Y es que hoy, por fin, me he decidido a abrir este espacio. Siempre había querido hacerlo, pero nunca había encontrado el momento. Bien por falta de tiempo, bien por la saturación de blogs y perfiles sobre bodas. Pero analizando todos ellos, he detectado que ninguno se ha centrado en aquellas bodas aplazadas por el Covid y en cómo van a cambiar estas a partir de ahora.


A estas horas tendría que estar blanca y radiante, enfilando el pasillo de la Iglesia del brazo de mi padre camino al altar. Pero no ha podido ser y la realidad que tengo ante mí hoy es bien distinta: chanchas, ventilador y una página en blanco en el ordenador

Y como todo pasa por algo, aquí estoy. Decidida a implicarme en este proyecto y muy ilusionada de poder poner “voz” al sentimiento de todas esas personas que tienen que seguir teniendo paciencia y esperando para casarse.

Aún recuerdo cuando el pasado mes de febrero mi novio y yo asistimos al curso prematrimonial y la pareja que lo impartía nos dijo: ¡Uff 2020 está lleno de bodas, habéis sido muchos los que habéis confiado en este año! Algo que comprobamos en seguida al ver el elevado número de parejas que iban entrando a  la sala y con las que compartimos experiencia ese fin de semana. También muchos familiares y amigos a principio de año nos habían trasladado que en 2020 tenían más bodas.

Chica con ramo

Y es que sí. Éramos muchos los que apostábamos por este año para celebrar uno de los días más bonitos de nuestra historia de amor. Muchos la han mantenido, algunos ya la han celebrado y otros la tienen pendiente hasta final de año. Otros muchos hemos decidido aplazarla, por lo que seguramente 2021 esté repleto de ellas.

Quiero presentarme

Antes de arrancar con este proyecto tan personal, quiero presentarme. Me llamo Beatriz Fernández. Soy de Baltanás (de la provincia de Palencia) pero vivo en Madrid desde hace 7 años. Soy periodista, tengo un Máster en Protocolo y Organización de Eventos por la Universidad Camilo José Cela de Madrid y trabajo como consultora de comunicación en una agencia de comunicación para diferentes clientes: moda, belleza, alimentación, gastronomía, salud, diseño… También lidero una división dedicada al marketing de Influencers gestionando las campañas de estos perfiles en Instagram.

Compromiso

Por mi profesión, he trabajado en la organización y gestión de multitud de eventos, tanto profesionales (ruedas de prensa, presentaciones de producto, lanzamientos, cenas y fiestas de clientes, congresos, desayunos de trabajo, etc.) como personales (BBC de familiares y amigos, despedidas de soltera, cumpleaños, aniversarios). Por ello, veía mi boda como la organización del “evento de mi vida”.

Algo con lo que llevaba soñando desde muy pequeña (cuando veía en bucle la película de los 90 “El padre de la novia” y cuando mi abuela me llevaba de la mano a ver la entrada de las vecinas que se casaban, sin duda, toda una tradición en los pueblos). Tiene guasa: toda tu vida soñando con un día concreto y cuando se acerca, tienes que aplazarlo, haciendo que se esfumen muchas horas de tiempo invertidas.

Una situación que tristemente nos ha afectado a muchos. Por eso, he querido crear este espacio, para que pueda servir de escaparate visible para todos, para que nos sintamos arropados y sintamos ese calor y consuelo que muchas veces nos hace falta en momentos como este. Creo que hablo por todos cuando digo que los sentimientos que más hemos sufrido este año han sido miedo,  rabia,  impotencia e incertidumbre.

Con este blog, también me dirijo a futuros novios y novias y a todos los amantes del sector nupcial. Mi intención es redactar contenido variado, que sirva de interés para todos ellos. Por ello, contaré mi experiencia en la organización de mi boda, cómo gestiono cada día el aplazamiento de la misma, los problemas con los que podemos encontrarnos ante esta situación, algunas ventajas (creedme que las hay) de hacerla el año que viene.

Asimismo me gustaría contar con testimonios de otras personas que ya se han casado y que nos puedan explicar cómo fue su proceso organizativo y con otras que también han tenido que aplazar su boda. La idea es que en este blog todos ellos encuentren un punto común de conexión, reflexión y distracción.

Además, como profesional del sector, quiero redactar piezas sobre el fascinante universo de las bodas: la gestión con proveedores, qué es lo que más valoro de cada uno de ellos, cuáles son mis favoritos de cada una de las diferentes partidas (vestidos novia, traje novio, fotógrafos, flores, espacios, etc.) algunas recomendaciones que pueden resultar interesantes, cuáles son las tendencias del sector, a qué escenarios nos enfrentamos a partir de ahora en la era post Covid,  etc.

Si me acompañas en este proceso, bienvenido/a. ¡Arrancamos!

12 comentarios en “CAPÍTULO I: Presentación y declaración de intenciones.”

  1. Que gran idea que has tenido!!! Leyendo este blog me he visto completamente reflejada y me parece una idea fantástica. Mucha suerte con este blog y lo mejor está x venir. Un besazo enorme.

  2. Yo era una de las invitadas a vuestra boda. Hubiésemos disfrutado de lo lindo porque estaba organizado de 10. Pero esta pausa de un año hará que lo deseemos más y mantendrá viva la ilusión de familiares y amigos, pero sobre todo la vuestra. Formáis una pareja preciosa. Hicisteis lo correcto por responsabilidad y veréis que pronto llegará el nuevo día.

    1. Muchas gracias por tu mensaje Pepi 🙂 Estamos seguros de haber hecho lo correcto, aunque de mucha pena, era la decisión más prudente y responsable. ¡En 2021 la celebraremos! Un beso enorme y ojalá te guste el blog!

  3. Me parece un proyecto lanzado en el momento justo. Hay muchas parejas que han tenido que suspender sus bodas y este blog es un punto de encuentro para solucionar dudas, encontrar ideas, compartir experiencias… Estoy segura de que va a tener una gran aceptación y conseguirás lo que te propongas!!!

    1. Esa es justo la idea, Pilar. Que los novios que también han tenido que pasar por el trastorno de aplazar encuentren a personas que están pasando por la misma situación 🙂 Y es que…somos muchos! Gracias por el comentario y ojalá te gusten todas las entradas. Un beso fuerte.

  4. Hoy mi amiga Alexandra ( amiga que compartimos) me mandaba el enlace a tu blog y yo pensaba…pobre, también le tocó aplazar. Paso de leerlo porque me va a remover todo y no quiero ( hace apenas una semana, tomábamos la misma decisión y aplazábamos nuestra boda).
    Pero aquí, tirada en el sofá iba a ponerme a ver peinados de novia y he dicho…vamos a ver qué dice esta chica y cuál es mi sorpresa que me siento completamente identificada y deseando leer los siguientes capítulos.
    Gracias por poner voz y darle la importancia que se merece a estos sentimientos que compartimos quienes hemos tenido que retrasar ese día tan deseado ( yo también llevo toda la vida soñando con este día).
    Seguiré fielmente tu blog. Un abrazo

    1. Muchas gracias por tu comentario, Clara! Encantada de “conocer” tu historia. Ojalá no hubiéramos tenido que aplazar, pero no nos ha quedado otra, dada la situación. Tenemos que pensar que hemos hecho lo correcto, lo más sensato y responsable. Estoy segura que 2021 será nuestro año, ya lo verás 🙂 Y respecto al blog, me alegra mucho que te guste y te postules como una lectora fiel. Estoy segura que vas a sentirte reflejada en cada entrada, ya lo véras. Te mando un beso fuerte y mucho ánimo.

  5. Buenas! Me ha encantado tu blog y estoy segura que formaremos una pequeña gran familia. Yo me caso en marzo de 2021 y justo cuando reservamos la finca nos encontramos con una pandemia y sin saber que pasará mañana. Me hacía mucha ilusión casarme y realmente lo que más penita me da es no vivir con ilusión los preparativos de la boda. También estoy viviendo la otra cara, hago tocados de novia y este año todas las novias han cancelado su pedido porque han cambiado su fecha o incluso anulado. Creo que con tu blog tendremos un chute de energia porque no necesitamos que nos digan como estamos, necesitamos ilusión ñ, optimismo y muchas ganas. Bss

    1. Yo también estoy segura de que este blog acogerá a una gran familia de novios y novias, así como amantes de las bodas en general. Pero creo que sobre todo va a servir para darnos consuelo entre nosotros, apoyarnos y animarnos en la preparación de nuestras bodas 2021. Estoy segura que serás una lectora fiel. Espero que te sientas identificada en los post. Te mando un beso fuerte Lu!

      1. Hola Beatriz! Acabo de escribirte por Instagram diciéndote que acabo de descubrir tu blog, y leyendo este post y los comentarios de todas las novias, no puedo sentirme más identificada. Yo también me casaba el 29 de agosto pero hemos aplazado al 10 de julio de 2021. Creemos y sabemos que es la mejor de la decisiones, como bien dices , prudente y responsable, y sobre todo porque queríamos que fuese como realmente habíamos soñado, con nuestra gente y pudiendo disfrutar de todos ellos al 100%. Pensamos en positivo y confiamos en que el año que viene estará todo mejor, y será nuestro año, será el año en que se cumpla el día con el que tanto hemos soñado todas.
        Gracias de nuevo por crear este espacio, estoy segura que nos va a venir genial a todas y vamos a crear un gran grupo de “novias-amigas”. Te seguiré y leeré todos tus post! El de las cosas positivas ya me lo he leído y me ha encantado!!!! Totalmente de acuerdo!!!!😊 un fuerte abrazo Beatriz! Y encantada!! 😉😘

        1. Hola de nuevo Ari. Qué ilusión me hace oir que el blog te gusta y te sientes identificada. Ese es mi objetivo, que entre todas las parejas afectadas por esta situación, nos apoyemos, ayudemos y veamos que estamos acompañados en este trastorno que nos ha tocado vivir. Es complicado que quien no lo ha vivido nos entienda. Por mucho que haya empatía, solo aquellos que han pasado por lo mismo, son capaces de entendero al 100 por 100. Estoy segura que, como bien dices, formaremos entre todos una pequeña “gran familia” y nos podremos aconsejar. Lo pasamos muy bien en los meses de confinamiento, pero creo que este blog va a servirnos para estar unidos en lo que queda de año y en arrancar 2021, que espero sea nuestro año. ¡Nos lo merecemos! Te mando un beso enorme y me gustará seguir leyéndote por aquí. Te invito a que envies el blog y el perfil de Insta a tus amigos y conocidos para que lo conozcan también y hagamos cadena. El objetivo es llegar al mayor número de parejas posibles para que no se sientan solas. Un abrazo enorme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.