Rito de una ceremonia religiosa

Hoy desde el blog Una Boda Deseada hacemos un repaso por todas las fases que se dan en las ceremonias religiosas. Un post que nos parece apropiado para que las parejas que se casan en los próximos meses, lo puedan tener en cuenta. ¡Comenzamos!

Los invitados deberían llegar unos 15 minutos antes de la hora establecida, para que se vayan ubicando dentro de la Iglesia. Hoy en día, por el Covid, hay indicaciones en los bancos con los sitios disponibles que se pueden ocupar.

Por lo general, las novias quieren que todos los invitados estén ubicados en sus sitios en el interior de la Iglesia cuando ella haga su entrada. Para ello, es fundamental contar con la ayuda de alguien que se encargue de colocar a todos los asistentes en los bancos y evitar la presencia fuera de aquellos “curiosos” que se quedan en la puerta.

A la hora de la colocación en los bancos (mirando hacia el altar), los invitados por parte de la novia suelen colocarse en los bancos izquierdos, y, los de novio, en los bancos derechos. Aunque esto es algo que ha cambiado en los últimos tiempos y que con el Covid está en desuso aún más. Una vez que los invitados se han colocado, es el turno de la entrada del novio, que también debe tener su momento triunfal y entrar en la Iglesia con una pieza musical junto a su madrina, que irá cogida del brazo derecho del novio.

El segundo turno es el del cortejo de niños, pajes, damitas y damas de honor, en caso de que los haya. Evidentemente, en las bodas del Covid, la presencia de estos niños va unida a que sus padres asistan o no a la boda.  Tradicionalmente, este cortejo entraba en la iglesia después de la novia porque iban sujetando su cola. Pero, hoy en día, entran delante ella. Lo ideal es que entre ellos y la novia haya una distancia amplia, que permita que el fotógrafo pueda hacer fotos de la novia con su padrino. Por último, la entrada triunfal de la novia, dando su brazo derecho a su padrino. Cuando esta llega al altar, las cuatro figuras se colocan de esta forma: madrina, novia, novio y padrino.

La ceremonia

Cuando ya están todos los invitados, novios y padrinos colocados en sus respectivos sitios, da comienzo la celebración del santo sacramento del matrimonio. La estructura y orden de la ceremonia sería este:

Saludo: El sacerdote saluda a los novios y anuncia a los asistentes que han venido a reunirse para unir en matrimonio a los protagonistas del acontecimiento.

Monición: Suelen dirigirse a la Palabra de Dios que se leerá más tarde y se centrará sobre todo en el sacramento del matrimonio. La monición de entrada puede leerla algún familiar o amigo de la pareja. Es opcional.

Lecturas: Las lecturas son pequeños textos bíblicos. Estas pueden ser leídas por familiares o amigos. Puede haber primera lectura e incluso segunda lectura, dependiendo de si queréis una ceremonia corta sin comunión o una ceremonia con comunión. En la segunda opción, si que habría una segunda lectura.

Salmo: lo lee el sacerdote.

Lectura del Evangelio: Será leído por el sacerdote. La lectura del Evangelio es la parte más importante de la celebración de la eucaristía. Es la Palabra de Dios. Esta lectura también podréis elegirla. Elegir una con la que os sintáis identificados o que os haga sentir algo profundo, porque el momento en el que se lea el evangelio será muy emotivo para los dos. Esta lectura puede ser leída por algún amigo o familiar.

Homilía: Sermón que pronuncia el sacerdote, suelen ser de carácter religioso o filosófico.

Celebración del rito del matrimonio

Escrutinio: El sacerdote hace las tres preguntas a los novios:

“El sacerdote pregunta: -Nombre del novio y Novia, ¿venís a contraer Matrimonio sin ser coaccionados, libre y voluntariamente?

Respuesta de los novios. Sí, venimos libremente.

El sacerdote pregunta: -¿Estáis decididos a amaros y respetaros mutuamente, siguiendo el modo de vida propio del Matrimonio, durante toda la vida?

Respuesta de los novios: Sí, estamos decididos.

El sacerdote pregunta: – ¿Estáis dispuestos a recibir de Dios responsable y amorosamente los hijos y a educarlos según la ley de cristo y de su Iglesia?

Respuesta de los novios: Sí, estamos dispuestos.

Consentimiento: Este es sin duda el momento más emotivo de la ceremonia religiosa. El conocido “Si quiero”. El sacerdote pregunta al novio: “(Nombre del novio) quieres recibir por esposa a (Nombre de la novia). Y prometes serle fiel, tanto en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, amándola y respetándola durante toda su vida?” El novio responde: “Si, quiero”.

Después, el cura se dirige a la novia y le pregunta: (Nombre de la novia) quieres recibir por esposo a (Nombre del novio) y prometes serle fiel, tanto en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, amándola y respetándola durante toda su vida? La novia responde: “Si, quiero”.

Ante esto el sacerdote pasa a confirmar el consentimiento aclarando: “El señor confirme el consentimiento que habéis manifestado delante de la iglesia, y realice en vosotros lo que su bendición os promete. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido”

 Arras y Alianzas: el momento conocido como la bendición de los anillos, signo del matrimonio y las arras signo de la riqueza y bienes materiales que se compartiréis en el matrimonio.

Oración a los fieles: es un rito que se realiza en las celebraciones cristianas. Los fieles rezan salmos y tras ellos le hacen peticiones a Dios. Suelen pedir por su familia, trabajo, estudios… Son las conocidas con las peticiones. Se recomienda un máximo de 6 o 7 peticiones para no recargar la ceremonia ni saturar demasiado a los presentes.

Comunión: bendición por parte del cura el pan y el vino, entregándoselo a los novios y aquellos que quieran comulgar.

Bendición nupcial: el cura bendice a los esposos. Le pide a Dios que los cuide y les de fuerzas.

Padre nuestro: se reza el padre nuestro en señal de voluntad a Dios y para cerrar la misa.

Bendición final: en todas las celebraciones el cura siempre se despide con una bendición final para todos los fieles.

La salida de la Iglesia: antes de salir de la Iglesia, los novios y testigos firman el acta matrimonial y suelen hacerse alguna foto con los familiares más directos (padres, hermanos, abuelos, tíos y primos). El resto de invitados se dirigen fuera de la iglesia para preparar el arroz, confeti, flores, pétalos, hojitas de olvido… Una vez los novios salen de la Iglesia finaliza la ceremonia. Es momento de tirarles el arroz y felicitarles, antes de que vayan a hacerse el reportaje fotográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.