María y Antón

María y Antón #YaSeHanCasado

Arrancamos la semana con una nueva entrega de #YaSeHanCasado. Una sección en la que los protagonistas son parejas que ya son marido y mujer. Un espacio que nos permite conocer de primera mano el testimonio de personas que han celebrado su gran día. Y que también nos sirve para inspirarnos y tomar nota de tendencias y proveedores.

Hoy toman la palabra María y Antón, a los que desde aquí quiero agradecer el haber compartido con el blog su bonita historia. Y es que son ejemplo de que el amor está por encima de todo, incluso de una pandemia mundial.

Gracias también a Diana de Loving Lavanda, quien me puso en contacto con ellos. ¡Esta entrada también es posible gracias a tí!

Su boda iba a celebrarse en diciembre, pero en lugar de retrasarla (como hemos hecho muchos, la mayoría) ellos optaron por adelantarla a agosto. Sin duda, un enfoque diferente, muy interesante, y que les ha salido bien.

Así lo reflejan las bonitas imágenes que también han querido acercarnos.

¿Cuánto tiempo lleváis de relación?

Dos años, preciosos y muy intensos.

¿Cuántos invitados estuvieron presentes en vuestro enlace?

Habíamos invitado a 250 personas, pero por la pandemia, muchos de ellos fallaron, sobre todo, familiares mayores, por lo que al final fuimos 135.

¿Dónde se celebró?

La ceremonia tuvo lugar en la Real Colegiata de la Santísima Trinidad en La Granja. La celebración la hicimos en el Palacio Carlos III.

¿Cómo recuerdas el día de tu boda?

Inolvidable y lleno de felicidad. Lo recuerdo todavía como si fuese ayer. Salió todo fenomenal, lo pasamos muy bien y la gente disfruto mucho, que era lo importante a pesar de todo lo que estaba pasando en el mundo con la pandemia. La verdad es que me desperté muy tranquila y con muchas ganas de que llegase el gran momento. Aún recuerdo la cara de Antón cuando entré en la Iglesia andando hacia el altar con mi padre, fue un momento que no olvidaré. Fue un regalazo poder compartir con toda la gente que queremos ese día tan importante para nosotros y aunque tuvimos que adaptarnos a algunos cambios de última hora por las restricciones, fue un día muy especial y lo dimos todo hasta el último minuto.

¿Cambiarías alguna cosa o lo harías todo tal cual?

Nada, lo haría todo igual una y otra vez. Me alegro un montón de haber adelantado la boda y adaptarla a las circunstancias que nos tocaban. Teníamos muchas ganas de casarnos y seguimos adelante con la boda con mucha ilusión.

¿Qué fue lo más tedioso del proceso de preparación y organización?

En nuestro caso, como a principios de junio decidimos adelantar la boda de diciembre a agosto, tuvimos que acelerar muchas de las gestiones que aún no teníamos cerradas, por lo que las últimas semanas fueron de más estrés. No obstante, fueron unos meses de preparativos preciosos y disfrutamos mucho organizándolo todo, ya que muchas de las cosas las hicimos nosotros con ayuda de nuestros familiares como los centros o los meseros. Fue un trabajazo en equipo que hizo que saliese todo redondo y a la vez más especial.

El sueño de toda novia es su vestido. Háblanos del tuyo.

Mi vestido fue muy especial, ya que lleve el de mi hermana, pero con un toque a mi estilo. Como adelantamos la boda, aún no había empezado con el diseño del vestido y en dos meses no da tiempo a hacer uno de cero. Hay a mucha gente a la que no le gusta repetir o reciclar vestidos. En mi caso no me importaba para nada, hasta me hizo mucha ilusión. No obstante, en cuanto nos prometimos tuve claro quien quería que me hiciera el vestido ya que se lo había hecho a otra de mis hermanas, Inés de Lalaco Atelier, y me encantó.

Tiene un estilo clásico pero a la vez moderno, con unos detalles muy especiales y únicos que encajan totalmente con mi estilo. En cuanto decidimos adelantar la boda se lo comenté, y no dudó un segundo en ayudarme a darle el toque personal al de mi hermana.

Como el vestido de mi hermana era más invernal y yo me casaba en agosto, lo primero que decidimos fue cambiarle las mangas por unas ablusonadas de organza de seda, ideal para el calor de esas fechas. La base del vestido era de crepe blanco con escote redondo por delante y en “v” por detrás, y un poco de cola. Además, al escote trasero le añadimos un poco de encaje y a la cintura una cinta también de crepe blanco para que me ciñera un poco más, y quedó precioso. Mucha gente no reconoció el vestido de mi hermana y quedó muy personalizado.

Habéis sido una de las parejas valientes, que ha decidido seguir adelante con el enlace a pesar de la situación. ¿Cómo habéis vivido el proceso? ¿Os costó mucho tomar la decisión?

En cuanto empezó la cuarentena y vimos que la pandemia iba para largo, empezamos a tener conversaciones mi marido y yo sobre adelantar la boda. Cuando nos dijeron en la finca que teníamos la posibilidad, no lo dudamos ni un minuto. Nos arriesgamos a que pudiese haber otro confinamiento en agosto, pero teníamos la corazonada de que tenía que ser ese mes.

Hay que ver el lado positivo de las cosas y sacar lo mejor de ellas. Todos soñamos con nuestro gran día y no importan las circunstancias ni el momento, cuando uno tiene claro que es lo importante, la boda será sí o sí muy especial.

¿Qué les dirías a todas aquellos novios que han optado por aplazar su boda?

Que no desconfíen y sean pacientes, que sean las circunstancias que les toquen, van a tener un día super especial e inolvidable. La espera merece la pena, pero si pueden casarse y aun no la han aplazado, mi consejo sería que se casen y que decidan dar el paso sin miedo.

También han querido referenciar a sus proveedores:

Una vez más, agradecer la participación de esta preciosa pareja. ¡Os deseamos toda la felicidad del mundo, María y Antón!

Además, desde estas líneas, os animo a todos a que habléis del blog a esos familiares/ amigos que ya se han casado para que compartan su gran día en este blog. ¡Estoy segura que les hará mucha ilusión poder revivir de nuevo su historia a través de esta sección!

Pueden escribirme al mail: unabodadeseada@gmail.com.

¡Estamos deseando leeros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.