Laura y Carlos #YaSeHanCasado

Hoy comparto con vosotros la bonita boda de Laura y Carlos, que #YaSeHanCasado. Lo hicieron el pasado 11 de septiembre en una emotiva ceremonia en la Parroquia de San Jerónimo el Real (Madrid). Posteriormente, lo celebraron en la Finca El Gasco (de Torrelodones) con sus 100 invitados.

El día de su boda, la pareja llevaba 2 años y 9 meses de relación y tenían claro que nada ni nadie estropearía la felicidad de su gran día. Hoy, nos cuentan cómo le vivieron y nos dan su opinión sobre las bodas del Covid.

Habéis sido una de las parejas valientes que han seguido adelante con la boda ¿Cómo recuerdas ese día?

Sí, nuestra primera fecha era el 10/07/2020, un fecha muy significativa para mi familia y para mí, pero por las circunstancias entre abril y mayo decidimos aplazar porque no lo veíamos nada claro, y nos ofrecieron una fecha en septiembre, porque supuestamente ya íbamos a estar mejor en verano etc. Yo soy italiana y Carlos es español, por lo tanto iba a ser una boda internacional. Teníamos invitados procedentes de 10 países, y al principio para mí era impensable celebrar una boda sin mis amigas italianas, o mis amigos que habrían venido desde muy lejos para la boda. Habría sido una ocasión única para volver a verles. Unos meses más tarde, tuve que adaptarme a la idea y aprender a aceptar que no iba a ser posible, lo pasé muy mal viendo que muchos empezaban a cancelarnos o que simplemente no podían venir porque las fronteras de su país seguían cerradas. Fue muy duro, pero tengo que decir que el día de la boda no eché de menos a nadie porque la última semana antes me prometí que me habría centrado en todos los que sí estaban y estaban deseando disfrutar y celebrar ese día con nosotros. Y así fue.

¿Cambiarías alguna cosa o lo harías todo tal cual?                                                                                        

No cambiaría nada, fue todo ideal y salió incluso mucho mejor de lo que esperábamos.

¿Qué fue lo más tedioso del proceso de preparación y organización?

Estar pendientes cada día de la evolución de la pandemia y de cómo nos iba a afectar en la boda. Y la misma semana de la boda pusieron nuevas medidas y prohibieron los cocteles de pie y el baile.

¿Y lo que menos?

Tratar con los proveedores que siempre fueron muy dispuestos hasta el último día con cambios y adaptándose muy ágilmente a las medidas sanitarias que cambiaban cada día.

El sueño de toda novia es su vestido. Háblanos del tuyo.

Mi vestido es un vestido hecho totalmente a medida por Marta Ferrao. Como siempre digo, ¡la mejor! Fui a ver varios sitios antes de decidirme por Marta, y fue amor a primera vista. Me sentí totalmente entendida por ella y la relación fue siempre 100% personalizada y súper cercana. Quería un vestido desmontable de alguna manera, para cambiar de look y sorprender durante la celebración a nuestros invitados. Me encantaba la idea del lazo en organza como capa/cola, una sobrefalda en satén con forma de “tulipán” y por debajo un vestido “columna” súper sencillo y ajustado, con la espalda descubierta. Todo fue perfecto, el vestido super cómodo porque lo último que quería era estar incómoda el día más importante de mi vida y no poder disfrutar al 100%.  ¡Así que súper feliz!

Habéis sido una de las parejas valientes, que ha decidido seguir adelante con el enlace a pesar de la situación. ¿Cómo habéis vivido el proceso? ¿Os costó mucho tomar la decisión?

Teníamos claro que en cuanto pudiera hacerse queríamos casarnos porque ya llevábamos casi un año planeando la boda y estaba empezando a convertirse en una pesadilla. Pero también teníamos claro que no queríamos renunciar del todo a la parte divertida de la boda y poder realizar aunque fuera una mínima celebración con los que pudieran asistir. Para nosotros nunca fue una opción hacer la ceremonia este año y la celebración con renovación de votos el año que viene, como muchas parejas decidieron hacer. Si conseguíamos casarnos este año habría sido este año nuestra boda, en las condiciones posibles y con los que pudieran estar presentes. Ya tendremos otras ocasiones para organizar algún otro fiestón en futuro.

Cuéntanos alguna anécdota de vuestro gran día.

Llegué 15-20 minutos tarde, cuando quería llegar como mucho 5 minutos tarde porque queríamos evitar todos los típicos tiempos muertos que suele haber en una boda, puesto que la nuestra tenía que acabarse a la 1.00 de la noche por las restricciones de la Comunidad de Madrid y queríamos aprovechar cada minuto disponible. Pero no sabía que el coche que alquilamos iba a ser montado y desmontado 2 veces por el conductor antes de llegar a la iglesia, por el tema foto y demás… Así que cuando llegué todo el mundo estaba súper nervioso y subí las escaleras de la iglesia corriendo y lo mismo en el pasillo hasta el altar.

¿Qué les dirías a todas aquellos novios que han optado por aplazar su boda?

Les diría que les entiendo perfectamente, no hubo ni un día desde marzo que no haya pensado que quizás lo mejor hubiera sido aplazar a 2021 y olvidarnos por un tiempo de la boda. Pero aún más ahora mismo, el futuro es tan incierto y nadie sabe cómo vamos a estar en 2021, en realidad lo más importantes es la decisión que han tomado, y que disfruten ese momento porque será incluso más especial, con los que puedan y quieran estar. Ya habrá tiempo de volver a organizar fiestones.

¿Habéis hecho viaje de novios?

Sí, nos fuimos 2 semanas a Menorca. Nos habría gustado Japón + Polinesia Francesa pero por las circunstancias tuvimos que adaptarnos, y la verdad que fue todo genial, sobre todo ver la isla este año en septiembre fue una gozada. Un verdadero lujo.

También han querido compartir con nosotros los proveedores en los que confiaron para que todo saliera bien en un día tan especial:

¡Gracias a los dos por acercarnos vuestra historia y ser un ejemplo positivó para futuros novios del Covid!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.