¿Qué tejido elijo para mi vestido de novia?

La mayoría de novias tienen más claro el diseño (lo que es la forma de su vestido) que el tejido del mismo.

Y es que lo único que saben en muchos casos es detectar si prefieren tejidos lisos o con encaje. Pero desconocen el gran universo de telas y tejidos disponibles para configurar su vestido ideal.

Nuestro consejo es conocer al máximo posible todas las opciones disponibles y optar por aquella que se ajuste a los factores y condicionantes que se tengan en cada caso: el gusto de la novia, la forma de su cuerpo, el presupuesto disponible, el tipo de boda, la fecha…  

Rodearse de buenos profesionales también es fundamental, tanto si se trata de un vestido a medida o de uno ya confeccionado.

Pero desde aquí, queremos acercaros unas nociones básicas para que conozcáis más sobre los tejidos más comunes y demandados, no solo para novias, sino también para invitadas.

Por supuesto, no tienes por qué elegir solo uno para tú vestido, sino que podrás combinar varios (elegir uno para el cuerpo y otro para la falda, uno para el vestido entero y otro para el velo, uno para el vestido y otro para los adornos…). Hay infinidad de opciones. ¡Comenzamos!

Raso

El raso deriva de la seda. Durante muchos años fue el tejido de las novias por excelencia. Ofrece un aspecto mucho más denso, al estar compuesto por una seda gruesa y compacta. Se trata de una tela suave, con cuerpo, brillante, elegante y muy delicada. Seguro que sabes reconocerla con facilidad, ya que es liso y brillante por un lado y mate por otro.

Satén

Es uno de los tejidos estrella en el ámbito de la lencería, aunque también puede formar parte del traje de novia. Destaca por su ligereza y brillo. Un brillo elegante de un tejido noble, de calidad, con una buena composición. Si te gustan los vestidos estilo lencero, éste podría ser tu tejido perfecto. Tanto el raso como el satén resultan ideales para bodas de verano e invierno con un punto chic y sofisticado. Un must por ejemplo para bodas urbanitas en la ciudad celebradas en hoteles y casinos.

Guipur

El guipur o calado a punto de zurcido, es un tejido en el cual los hilos se enlazan al aire, sin ningún fondo, como una tela de araña. Esta es la principal característica que deberás conocer para diferenciarlo del encaje, donde las figuras descansan sobre un fino tul de malla. Se trata de una variación del encaje, pero en una tela más gruesa, cuyos nudos son más espaciados. El resultado da mucha originalidad a cualquier vestido de novia.

Brocado

Se trata de un tejido grueso de peso medio, y consiste en una tela de seda entretejida con seda brillante, de forma que se forman flores en la cara del tejido. Una seda entretejida con hilos de metal o seda más brillante, lo que da lugar a su característica más destacada, unos dibujos en relieve. Se desaconseja para bodas de primavera-verano, ya que abriga mucho. Las novias más clásicas que se casan en invierno suelen elegir para su vestido –o parte del mismo- esta tela, sobre todo, en vestidos de corte princesa o en silueta en A.

Mikado

Es una elección ideal para los vestidos que necesitan volumen, ya que este tejido de seda natural gruesa aporta cuerpo al modelo. Lo desaconsejamos para mujeres con volumen en zonas concretas, ya que hará que te veas más ancha. No es un tejido que disimula, sino que da cuerpo.  Su mayor ventaja es que no se arruga, por lo que será buena opción para destination weddings o bodas en las que persigamos un tejido impecable que dure intacto todo el día.

Chantilly

Esta tela es un fino entretejido con motivos florales cuyo borde está ribeteado por un cordón fino. se caracteriza por estar tejido habitualmente con hilos de seda. Con ellos se crean poco a poco flores, hojas y guirnaldas gracias a las manos que lo tejen. Otra de sus principales características es la abundancia de detalles a lo largo de todo el encaje, así como su acabado en puntilla.

Muselina

Puede ser de seda o algodón. Esta tela vaporosa, fina y ligera, nos encanta sobre todo por tener un tacto muy agradable. La muselina es otro de los tejidos transparentes por excelencia en los vestidos de novia. A diferencia del georgette, es un tejido extremadamente ligero, de ahí que tenga mayor transparencia que este y a la vez sea un tejido sumamente vaporoso.

Tul

Uno de los tejidos más apreciados para las faldas vaporosas de los vestidos de novia, así como para el tradicional velo. Es una tela fina y transparente, con aspecto de malla, elaborado en algodón o seda generalmente. Es un tejido que tiene una cierta elasticidad y, dependiendo de su resistencia, permite bordados delicados. Existen muchos tipos: francés, americano, microtul, de seda, sintético…

Crepé

Si buscas una tela lisa con buena caída y suave al tacto, el crepé puede ser una buena elección. Suele ser un tejido de algodón, seda o lana, con una superficie granular y doble cara. Es uno de los más demandados por las novias de hoy en día, ya que ofrece una caída impecable y un aspecto de novia actual, minimalista y elegante.

Organza

Es un tejido de seda o algodón transparente y semirrígido, muy utilizado para crear volantes. Destaca por su aspecto almidonado. La organza está compuesta de fibras estrechamente torcidas, resultando en un tejido rígido pero flexible que toma forma fácilmente. Fácil de bordar: gracias a su composición es una tela muy fácil de bordar, creando vestidos que son auténticas obras de arte.

Encaje

Sin duda, uno de los tejidos favoritos por los diseñadores de vestidos de novia. Se trata de un tejido formado por hilos en forma de malla o calado, creando diseños de flores o dibujos. Este tipo de tejido es uno de los más versátiles ya que se puede utilizar para formar todo el vestido, solo en algunas partes del mismo o incluso en el velo. Es perfecto para crear los escotes ilusión (escotes que llevan una capa de malla que cubre el escote). Además, es un tipo de tela que pueden lucir novias de diferentes estilos (romántico o, todo lo contrario, un vestido sexy y provocativo. Resulta idóneo para aquellas novias que quieran lucir un vestido de novia con transparencias sin pasar frío, o mostrar el cuerpo de forma sutil.

Piqué

Es una tela de algodón o seda con forma de malla, ligeramente rugosa y de aspecto almidonado. Forma dibujos geométricos en relieve similares a una malla o nido de abeja. Este tejido fue creado a finales del siglo XVIII por la industria del algodón francesa y fue sinónimo de distinción, llegándose a denominar “punto imperial“, por lo que será la preferida de novias más clásicas y tradicionales.

Gasa

Es un tejido que gusta por su textura suave y ligera. Se trata de una tela de algodón, seda o lana semitransparente, muy usada para vestidos fluidos, ideal para aquellas novias que no buscan vestidos ajustados que marquen su figura.

Tafetán

Es un tejido formado por el cruzamiento de hilos lo que le aporta una apariencia granulada. Normalmente está hecho de seda, aunque también se puede hacer con varias materias (lana, algodón e incluso poliéster). Es un tejido suave pero ligeramente tieso, siendo algo crujiente al tacto. Es otro de los tejidos que se arruga fácilmente, pero constituye una elección acertada para vestidos con volumen. Se trata de una seda fina, tupida y con brillo.

¿Cual es vuestro favorito? ¿Lo tenéis claro? El nuestro es el crépe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.