Nerea y Mathias #YaSeHanCasado

El pasado viernes 2 de septiembre, Nerea y Mathias sellaron su amor en una bonita ceremonia religiosa, celebrada en la reconocida Colegiata de Santa Juliana, declarada monumento nacional de España en 1889 y catalogada como bien individual por la Unesco.

Posteriormente, se trasladaron para la celebración junto a sus 150 invitados Restaurante Palacio Mijares, construido a mediados del siglo XVI y también fue declarado Bien de Interés Cultural en 1995.

La pareja nos ha dejado “conocerles” un poquito más. Así, nos cuentan que Nerea es de Bilbao y Mathias de Bavaria, Alemania. Recientemente, se han instalado en una casa juntos en Santa Ana, Berango, Vizcaya. Llevan 10 años de relación. Se conocieron en su Erasmus en Copenague, donde compartieron una casa particular con otros estudiantes durante sus estudios y, desde el primer momento que se vieron, surgió el amor, aseguran.

Desde aquí les damos las gracias por dejarnos “formar parte” de su historia de amor y de cómo vivieron – con gran lujo de detalles – su #BodaDeseada.

¿Cómo conociste el blog?

En Instagram, siempre he llegado a vosotros buscando inspiración.

¿Cómo recuerdas el día de la boda? ¿Fue como lo habíais imaginado? ¿Superó vuestras expectativas?

Lo recordamos como si estuviéramos aún en ese día. Todos los momentos fueron increíblemente especiales, no bajamos del estado máximo de felicidad en ningún momento. No la habíamos sentido así nunca.

Preparamos nosotros mismos la boda desde hace más de un año, porque pusimos la fecha con tiempo suficiente esperando que pasara algo más el tema de la pandemia y nuestros invitados pudieran organizarse con suficiente tiempo, al venir de tan lejos. Al haber creado el concepto y todos los detalles de la boda con tiempo y bajo nuestros propios gustos, nos ha permitido crear la boda de forma que represente nuestra historia y esencia al completo. Durante todo este tiempo, hemos disfrutado creando detalles únicos y compartiendo tiempo con nuestros proveedores. Era muy importante seleccionarlos bien a nivel calidad de trabajo, pero más aún, forma de trabajo y feeling con nosotros.

Aun teniendo todo bien organizado y diseñado, podemos decir que el día de la pre-boda, boda y post-boda que compartimos con nuestros amigos y familiares superó muchísimo lo que podíamos haber imaginado. Fue, como decimos, un sueño que no podría haberse soñado.

Nuestros invitados venían de todas partes del mundo, muchos de ellos volaron únicamente desde Brasil, Argentina y Canadá sólo por querer compartir con nosotros el día más importante de nuestra vida. Por mencionaros algunas otras: México, Nicaragua, Argentina, Brasil, Ecuador, Italia, Francia, Taiwán, y, por supuesto, España y Alemania. 

Tuvimos música en directo en la Colegiata y durante toda la fiesta, en el cocktail y parte de la fiesta con Ou Mama! Son lo más, animaron hasta a los floreros!

No soy de creer en supersticiones, pero semanas antes de la boda, como toda novia, me puse como loca a mirar el pronóstico del tiempo y acabé llevando a las Clarisas de Santillana una docena de huevos para ahuyentar la lluvia que no hacían más de anunciar. Y sí, puedo decir que rezan, porque salió un día ideal. 

¿Cambiarías alguna cosa de vuestra boda o lo harías todo tal cual?

Puede sonar a tópico, pero lo haríamos todo exactamente igual. Diseñamos e hicimos todo tal y como lo queríamos y sentíamos, así que de forma natural saldría el mismo resultado. Todos los detalles personalizados, el cocktail, banquete, recena, música en directo, decoración y flores, detalles de fiesta, … Lo quisimos tan a nuestra manera, que incluso para la recena tuvimos que acordar con un obrador para que nos hiciera cantidad de unidades de Brezel con la receta original porque nadie lo vende en España. Quedó encantado con el reto, y pedido, que lo ha incluido en su lista de productos 🙂  

Quedarnos el día de la boda y el resto del fin de semana en el Parador Gil Blas fue lo mejor que pudimos haber hecho. Sabíamos que era capricho, pero sólo hay una vez para esto. Es el más antiguo de la villa y recuerda en su nombre al personaje literario, y está situado en lo que fuera casa de los Barreda-Bracho, un edificio barroco de finales del siglo XVII convertido en parador en 1946. La casa se encuentra en la parte inferior de la plaza civil, junto a la Torre del Merino y frente al edificio del ayuntamiento. Sólo cuenta con una habitación nupcial que es donde nos alojamos en nuestra boda y Esther Torralbo se encargó del estilismo de mi madre, hermana y mío propio desde bien pronto en la mañana. En esta habitación se han alojado figuras de gran relevancia como el pasado rey de España Juan Carlos I, el general Gaulle y el príncipe Hirohito de Japón, entre otros.

¿Qué fue lo más tedioso del proceso de preparación y organización? ¿Y lo que menos?

Lo más tedioso fue organizar toda la logística para la estancia de todos los invitados en Santillana del Mar. Queríamos que eso no supusiera ningún esfuerzo por su parte, por lo que hablamos, negociamos precios cerrados y organizamos la estancia de los invitados por grupos, para que estén cómodos, reuniendo los que se conocían en mismos alojamientos, en diferentes hoteles. Queríamos que todos nos alojáramos en Santillana del Mar para convivir en el pueblo todo el fin de semana, de forma que sea cercano y cómodo y pudiéramos encontrarnos a pocos metros a pie. Era muy divertido, porque siempre nos veíamos a unos comprando recuerdos en las tiendas locales, otros tomándose algo en los restaurantes o juntándose diferentes grupos para comer juntos. Al final, nos sentimos con una familia.

Lo menos tedioso, el diseño y selección de la decoración. Es algo que me encanta personalmente, y junto a Calas Bodas y Eventos, le dimos una forma increíble a los diferentes ambientes, tanto en la Colegiata, como en los diferentes rincones del Palacio. Congeniamos desde que nos conocimos y las flores y elementos decorativos que diseñamos reflejaban 100% nuestro estilo y personalidad. Las flores en la entrada de la Colegiata, prendidos de flores en el pasillo, columnas del altar y altar con caída en verde y flores en blanco. Las flores del Palacio destacaban tonos tropicales y frutales, que dieron alegría y personalidad a todos los espacios.

Huimos de flores convencionales y apostamos por familias exóticas y poco vistas. Contamos con rincones como recepción en la Iglesia con folletos y pétalos frescos; rincón de bienvenida en el Palacio con guestbook; maibaum (parte de nuestra historia); rincón de detalles con sombreros y abanicos; estación de ortador de jamón ibérico a cuchillo D.O. Guijuelo; seating plan exterior e interior; photocall con neón y chester; entre muchos.

El sueño de toda novia es su vestido. Háblanos del tuyo

Diseñar mi vestido con Joana Diestre ha sido una de las experiencias más gratificantes que he tenido nunca, a nivel personal y profesional. Fue un proceso de descubrimiento personal, puede que se tenga una idea preconcebida del vestido que quieres para tu gran día, pero ver cómo realmente al diseñarlo va cogiendo otra forma, te sorprende gratamente porque es el reflejo de lo que de verdad eres y cómo te concibes a ti misma.

Desde el principio quería llevar yo al vestido y no que el vestido me llevara a mi. Es importante porque creo que muchas novias que no saben bien cuál es su estilo, visten uno que acaba dictando quienes son, en vez de que sea al revés. Quería que mi vestido evolucionase conmigo a lo largo del gran día. Por ello, diseñamos para la ceremonia religiosa una capa de pedrería asimétrica que vistiera la parte superior del vestido, manteniendo el blanco liso y le sumamos una sobrecola de gasa a la cola que ya tenía el propio vestido. La capa fue una pieza única y clave en la boda, y la sobrecola le dio movimiento al conjunto completo. Le unimos el diseño personalizado de una tiara con piezas metálicas en tonos plata, bronce y oro para jugar con el brillo de la pedrería junto a @sibabellatocados. Los accesorios como pendientes de plata y diamantes en forma de lágrima y sandalias de @flordeasoka, seguían dando forma a ese juego de plata y oro tan original con el que queríamos jugar.

En la parte de la fiesta, me quité la capa y sobrecola y me quedé con el vestido limpio y liso con escote en V en pecho y espalda. El diseño no podía ser más yo, moderno, elegante con su cola y caída y liviano. No paré de bailar y dar vida a la cola, era parte de mí. Luego, con el baile country tan icónico de mi familia, el vestido se amoldó perfectamente a mis botas camperas y sombrero blanco. Un vestido que respondía a lo que yo sentía en cada momento.

¿Qué anécdota recuerdas de vuestro gran día?

Cuando el coche nupcial nos esperaba a mi padre y a mí en la entrada del Parador para llevarnos a la Colegiata. Soy tan puntual que ya estábamos preparados para montar con un cuarto de hora, y la Colegiata estaba a un minuto en coche! El conductor no hizo más que reírse y nos prohibió subir con tanto tiempo. Nos dijo literal: “lo bueno, se hace esperar”. Nos quedamos de charleta haciendo tiempo y todos los turistas y locales de Santillana que nos gritaban maravillas y se comenzaron a sacar fotos con nosotros y el coche VW Kübelwagen que alquilamos para la boda. Entre una cosa y otra, llegamos algo más tarde de lo planeado y debimos crear tensión buena en la iglesia 😉

Cuéntanos cómo viviste estos momentos de la boda:

Tus preparativos

Los disfruté mucho y lo llevé muy segura y organizada. En realidad, he llevado proyectos toda mi vida y gestionado recursos, proveedores desde la parte creativa también, por lo que me viene de serie! Muchos proveedores alucinaban con la carpeta, inspiración y archivos de seguimiento que llevaba a las reuniones. Me lo agradecían porque facilitaba mucho su trabajo.

Tu llegada a la ceremonia y encuentro con tu pareja

BRUTAL. No sé cómo ponerlo en palabras. Pero si tengo que seleccionar alguna sería ORGULLO. Orgullo de él, de mi padre, de todos mis amigos y familia. Además, sentí ese orgullo generalizado, del que todos formaban parte. Lloré un poco, pero me sentí súper segura dando los pasos, con ritmo lento y muy natural. Simplemente, es a donde quería dirigirme, a Mathias.

La salida de la ceremonia como marido y mujer

¡Simplemente felices! Salimos haciendo risas porque habíamos hecho algunas fotos en el interior de la Colegiata en la firma y claustro, y nos lo pasamos super bien con Jorge Hierro y A2 Bodas, como siempre. Antes de salir, nos cogimos del brazo y nos dijimos “esa mirada”, no se puede explicar, pero nuestra 🙂

¿Qué detalles tuvisteis con vuestros invitados? 

Antes de la ceremonia, mis 4 mejores amigas vinieron a mi habitación para verme antes con el vestido, fue increíble. Quería ese momento íntimo con ellas antes de casarme. Les preparé con mucho tiempo un regalo muy especial a cada una. Como nos conocemos desde muy pequeñas del colegio, y somos todas de Bilbao, de casa, les regale el “Zapia”, el pañuelo original de Bilbao, cosiéndose en el reverso a cada una una tela especial que simboliza lo que representaban para mi. Busqué cada tela en un lugar diferente de Bilbao para que fueran las que tenía en mente, tarea nada fácil, pero lo disfruté muchísimo. Mi madre ayudó a cortarlas y coserlas a los pañuelos, es una artista, y les añadió a cada una un botón de madera hecho a mano. En una tarjeta de papel artesano, les dediqué unas palabras a cada una de ellas.

En la ceremonia, diseñamos folletos con todo el transcurso de la misa y celebración del matrimonio en español y alemán, para que nadie se perdiera nada y se lo llevaran de recuerdo.

En la celebración, en el cocktail tenían sombreros con diferentes cintas de colores que cosí yo misma con mi madre uno a uno para que no sean las estándares negras únicamente. También tenían abanicos, todo para que se protegieran del sol. Se instaló una carpa para que estuvieran en la sombra.

En las mesas, colocamos el regalo principal que creamos y personalizamos para cada uno de ellos. Creamos marcasitios con caligrafía y decoración en tarjetas de papel craft, cada nombre con un diseño diferente, que colocamos en el mismo regalo en cada sitio. El regalo era una botella de cerveza artesanal de unos emprendedores de Extremadura que se formaron en el mundo cervecero en Munich. Queríamos que el regalo tuviera también un motivo de apoyo social, y decidimos contar con esta start-up que tan bien está creciendo. Hablamos con ellos y seleccionamos el tipo de cerveza, botella y personalizamos la etiqueta de las mismas como recuerdo de la boda. Cada botella venía acompañada con una llave de metal de diferentes diseños que funcionaba de abridor. Es nuestro sello “medieval”, ya que es algo que nos define mucho, motivo por el que también escogimos Santillana y todos sus enclaves para nuestra boda.

En el speech mencionamos por qué ese regalo, con esa llave como abridor. Y es que queremos que, al igual que lo hemos hecho nosotros toda la vida, cada uno de ellos brinde por nuevas aventuras, experiencias y sus vidas en general, porque alrededor de una cerveza ocurren conversaciones y chispazos que te cambian la vida.

En el postre, dimos regalos a las dos abuelas de Mathias y a las dos hermanas, la mía y la de Mathias.

A las dos abuelas les regalamos un colgante de plata de ley con el árbol de la vida, con muchas ramas y pequeños diamantes en cada una. Simboliza todo lo que han logrado y creado en su recorrido, a modo de inspiración y agradecimiento por todo lo que han hecho por nosotros.

A las hermanas, les regalamos el mismo colgante de plata de ley pero con menos ramas en sus árboles de vida, simbolizando todo lo que tienen aún por experimentar y vivir en sus vidas. Les encantó y lo llevaron puesto el resto del día.

Los disfraces, pegatinas y demás que pusimos en el photocall, también los regalamos a los invitados para que se lo pudieran llevar a casa.

Momento ramo de la novia

No lo entregué porque creo que el ramo es para la novia. Es parte del día y un recuerdo único. En cambio, mandé hacer unos brazaletes de flores preservadas inspiradas en las flores de mi boda para las futuras novias. Es algo más especial, que podían llevar puesto en el mismo día y pueden dar mayor uso.

Baile nupcial

Un momento para repetir una y mil veces. Hicimos un baile muy nuestro, comenzando por un vals vienés que recorría toda la pista a ritmo de la canción de “I Believe in You” de Celine Dion e Il Divo. Escogimos esta porque es lo que siempre ha dictado nuestra relación, el creer en el otro y luchar para que consiga sus propios sueños y ser la mejor versión de sí mismo. Siempre lo hemos entendido así. La canción se cortaba de repente y pasamos a la parte más “divertida” del baile nupcial. Con la canción de “Micaela” de Sonora Carruseles y Luis Florez bailamos salsa súper divertida. La gente se unió y nos pusimos todos a bailar. Por si era poco baile, luego nos pusieron a Mathias y a mí de “country” y nos pusimos en posición para bailar con mi familia el line dance de “Sweet Home Alabama” de Lynyrd Skynyrd. Atención, este baile no lo habíamos practicado nunca antes juntos, pero nos lanzamos igual y quedó más natural y divertido, que para algo queríamos disfrutarlo, que es muy nuestro.

¿Habéis hecho viaje de novios? ¿Dónde, cómo ha sido?

Como tuvimos un fin de semana de post-boda y los invitados habían viajado de muy lejos, decidimos dedicar los días correspondientes del viaje a estar con ellos por el norte y dedicar tiempo de calidad. Aún así, teníamos claro que era esencial escaparnos como recién casados solos, por lo que nos fuimos unos días a Résidence Premium Menorca Binibeca (Adults only) Pierre & Vacances, una maravilla disfrutando de la isla, calas y gastronomía. Nos volvimos adictos a la Pomada jaja!

El viaje grande estamos pensando tenerlo a principios del 2023 cuando estemos fuera de época de tormentas en centro y Suramérica. Cuba, Perú, Colombia, … Seremos flexibles llegado el momento!

Os dejamos en formato galería las instantáneas de su gran día. Esperamos que os gusten tanto como a nosotros.

¿

Por último, destacar los proveedores en los que confiaron para su gran día.

  • Vestido: Joana Diestre
  • Zapatos: Flor de Asoka
  • Peinado: Esther Torralbo
  • Maquillaje: Esther Torralbo
  • Peinetas: Sibabella Tocados
  • Pendientes: Joyería Dylan
  • Alianzas: Facet Alta Joyería
  • Traje novio: Sastrería Madariaga
  • Finca: Restaurante Palacio Mijares
  • Catering: Restaurante Palacio Mijares
  • Flores: Calas Bodas y Eventos
  • Iluminación: The Lightning Show
  • Fotografía: Jorge Hierro
  • Vídeo: A2 Bodas

Desde estas líneas os deseamos felicidad eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.