Bodas urbanitas, muy de moda por la pandemia

Si hace algunas semanas os hablábamos de una de las principales tendencias del Covid: la preferencia de espacios exteriores para las bodas, hoy queremos acercaros otra que también hemos detectado.

Se trata de las bodas celebradas en la ciudad. El motivo: las limitaciones actuales en materia de movilidad hace que los novios se planteen casarse en la ciudad en la que viven y hacerlo solo con los familiares y amigos más cercanos, que viven en ese mismo lugar.

Es por eso que vemos como restaurantes, hoteles, casinos en la ciudad cobren relevancia para este tipo de eventos durante estos meses de pandemia.

Y es que las bodas en la ciudad se están consolidando como una opción ideal en estos tiempos al garantizar la llegada de los invitados que residen en ella.

Además ofrecen una estética, con un estilo cosmopolita y chic, muy valorado por los invitados.

Hoy desde Una Boda Deseada, os acercamos imágenes de este tipo de eventos y os damos algunas sugerencias, por si queréis tenerlas en cuenta en vuestro gran día.

Si la boda es por la tarde, podéis disfrutar de un desayuno o brunch especial y en familia para coger energía para la jornada de que tenéis por delante.

Para la sesión de fotos, podéis alquilar un vehículo (coche o modo) en el estilo que más os guste (clásico o moderno) y recorrer los monumentos y un par de sitios emblemáticos de la ciudad (castillos, puentes…) No se trata de hacer un maratón, ya que no hay mucho tiempo, per sí escoger 2 o 3 y hacer en ellos la sesión de boda. Si no es el día de la boda, podéis hacerlo en la sesión post boda. ¡Tendréis fotos para el recuerdo de esa boda urbanita!

Incluid en el menú una receta representativa de la propia cuidad, como guiño al lugar donde habéis decidido casaros. Podéis incluir el plato típico (paella, migas, gachas, morcilla…) como uno de los bocados del cóctel. ¡Formará parte de vuestra memoria siempre!

Una de las ventajas de celebrar vuestra boda en la ciudad es que tenéis una variedad amplia de proveedores donde elegir. Os recomendamos que sean de confianza, e incluso, creemos que lo mejor sería optar por aquellos que conocéis en primera persona (vuestro peluquero de toda la vida que tantas veces te ha cortado el pelo y peinado), la floristería pequeñita de tu barrio, etc. ¡Es tiempo más que nuca de fomentar el comercio pequeño y local!

Y tú, ¿qué opinas de las bodas en la ciudad? Te queremos leer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.