Beatriz y Rubén #YaSeHanCasado

Arrancamos esta semana festiva con un nuevo post en el blog. Concretamente, con un nuevo ejemplo de #BodaDeseada celebrada durante la pandemia.

Siempre me decís que os gusta mucho ver cómo otras parejas, que ya han celebrado su enlace, comparten con nosotros su gran día a través de este espacio. Por lo que, haciendo caso de vuestras peticiones, seguimos con la sección #YaSeHanCasado, que además os sirve para coger ideas y tomar nota de proveedores.

Con Beatriz y Rubén compartimos varias cosas: su fotógrafa (Marina Palacios) que fue la misma que la nuestra, como ya sabéis. También que son castellano-leoneses (ellos de Burgos) y que celebraron su boda en Castilla.

Hoy toman la palabra y nos cuentan cómo fue ese 31 de julio, en el que, por fin, pudieron darse el “sí, quiero”. Lo hicieron ante casi 140 invitados, que no dudaron en perderse ese preciso momento.

Desde aquí os deseamos toda la felicidad del mundo en vuestro camino juntos.

Habéis sido una de las parejas valientes que han seguido adelante con la boda ¿Cómo recuerdas ese día?

Fue un día increíble, es extraordinario cada momento de celebración después de la situación sanitaria que hemos y seguimos viviendo. Poder celebrar la vida y el amor con todas las personas que quieres, en un mismo lugar, saber que te quieren acompañar en ese día hace que sientas muchísima emoción y alegría.

¿A qué medidas en materia de movilidad, aforo y barra libre os habéis tenido que acoger?

Por desgracia, la situación sanitaria en Castilla y León empezó a empeorar desde inicios de julio, por lo que hubo que reestructurar varias veces la idea que teníamos. Teníamos claro que queríamos hacer una boda al aire libre para que el aforo fuese del 100% de la finca y que eso no fuese un problema añadido, pero, aun así, edujimos el número de personas invitadas por dos razones principales: poder hacer una boda segura y no poner en riesgo ni compromiso a las personas y que tomasen las decisiones de manera convencida. Sí que hubo restricción de barra libre, teniendo que hacer el cocktail sentados.

¿Cambiarías alguna cosa o lo harías todo tal cual?

Si pudiese cambiar algo, sería algo que no está en mi mano: paralizar el tiempo para poder disfrutar aún más de ese día y de las personas que más queremos, que fuese un día interminable y poder guardar todas esas sensaciones que se crean en ese día. Y ojalá poder controlar el clima, porque a pesar de ser 31 de julio, fue el día más frío de todo el verano en Burgos con máximas de 16ºC y mínimas de 6ºC. Pero quedó una bonita boda de otoño, jaja.

¿Qué fue lo más tedioso del proceso de preparación y organización? ¿Y lo que menos?

Toda la preparación fue un proceso rápido y bonito. Si algo nos ha enseñado la pandemia es que hay muchas decisiones que no están bajo tu mano y que hay que vivir en una constante adaptación, que lo que prima es que las personas que quieres puedan compartir contigo ese día y que se pueda recordar como un gran día. Por eso, aunque la preparación de una boda es una inversión de tiempo (en especial en la toma de decisiones) sabíamos que hasta 15 días antes no íbamos a hacernos una idea de la “boda que podía ser” y que finalmente tuvimos que cambiar los últimos 3 días. Por lo que muchas decisiones fueron finales y dejándonos aconsejar por los proveedores que, son los que más experiencia tienen.

El sueño de toda novia es su vestido. Háblanos del tuyo

Mi vestido es de Beba’s Closet. Lo que tenía claro era que quería un vestido sencillo y cómodo. Quería disfrutar de ese día y por eso, un vestido ligero, prácticamente sin cola y con detalles en bordados y espalda fue el elegido. Fue un vestido que me hizo sentirme yo misma.

Habéis sido una de las parejas valientes, que ha decidido seguir adelante con el enlace a pesar de la situación. ¿Cómo habéis vivido el proceso? ¿Os costó mucho tomar la decisión?

Tomamos la decisión en febrero del 2020 sabiendo que había mucho tiempo de margen pero queríamos organizarlo sin ningún tipo de prisa ni presión. Durante el 2020 tuvimos 2 bodas y vimos que una boda COVID es posible por lo que fue fácil la decisión, en ningún momento pensamos en aplazarla o cancelarla, solo en adaptarnos a lo que las circunstancias y el momento indicaban.

Cuéntanos alguna anécdota de vuestro gran día. ¿Qué les dirías a todas aquellos novios que han optado por aplazar su boda.

Una frase que te dicen aquellos novios que ya se han casado es que disfrutes, y la verdad que nosotros nos lo tomamos al pie de la letra. Tienes que estar pendiente de algunos detalles (incluso de algunos que se te pasan: teníamos contratado un fotomatón, el cuál… cuando acabó la boda a las 3 de la mañana, Rubén me preguntó ¿”Oye, y el fotomatón?” ni nos habíamos acordado de que no habían aparecido… Al día siguiente nos comunicaron que habían tenido un pequeño accidente con el coche y no pudieron llegar).

Teníamos un grupo de música contratado, y hasta ese mismo día a las 13h no sabíamos si íbamos a poder contar con ellos por posibles contagios de COVID pero atendiendo a todas las medidas sanitarias y respetando todas las indicaciones… llegaron. ¡Y vaya si llegaron! La música era algo muy importante para nosotros en la boda ya que queríamos que sonase nuestra banda sonora, todas aquellas canciones que han marcado momentos importantes y así fue.

Consejos que daría a los futuros novios es que confíen, que tomen tiempo en elegir bien a los proveedores y que se dejen guiar por sus instintos y con eso, tendrán asegurado que todo saldrá rodado. Nosotros tuvimos la gran suerte de conocer a personas maravillosas en la boda, personas que como bien les dijimos han sido “soplos de aire” cuando el barco parecía quedarse varado o parecía que comenzaba a soplar viento de proa. No solo profesionales con experiencia, sino que han demostrado tener una calidad humana extraordinaria (guiño especial a Marina Palacios, David Ruiz y Manolín)

Nos casábamos un 31 de julio, y sabiendo que Burgos es Invernalia, nada hacía esperar que 3 días antes el tiempo iba a cambiar radicalmente. Las temperaturas fueron las más frías de todo el verano, y nuestra boda era completamente al aire libre. Tras unas horas de “crisis” llegó el momento de cambiar el chip (gracias también a Rubén, que hizo que cambiase la visión del problema) y tomar decisiones ante un día de máximas de 16ºC, mínimas de 6ºC y con una previsión del 70% de lluvia. Pero… “dejarse llevar, suena demasiado bien”.

Y como bien dijimos a nuestros invitados e invitadas en un dossier que les enviamos “gracias a esta situación, nos hemos dado cuenta de que echamos de menos, lo que algún día echamos de más. Que los abrazos prohibidos nos duele no poderlos dar. Que la vida son 4 días y 3 ya pasaron.

Hemos aprendido a vivir una pesadilla corriendo con esta bestia detrás, y nos ha hecho darnos cuenta de que ser valiente no es solo cuestión de suerte. Porque todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar y es importante no olvidarnos de aquellas pequeñas cosas que hace que consumamos la vida a granel.

Reviviremos buenos tiempos, aquellos días tan perfectos, llegará el momento en el que volveremos a abrazar, ahora como si fuera la primera vez. Y volveremos a decir ¡Qué bien que te pusiste en medio!”

¿Habéis hecho viaje de novios?

Elegimos Costa Rica, ya que era uno de los destinos más fáciles de visitar sin restricciones COVID, y seguimos la misma dinámica que la boda, adaptación. Fuimos creando el viaje en función de lo que nos íbamos encontrando.

Es un destino precioso, donde la fauna y la flora inundan los recuerdos. Te sientes como en Jumanji, donde, cuando menos te lo esperas, tienes un animal a tu lado.

También nos han facilitado los datos de los proveedores que escogieron para su gran día.

  • Vestido: Beba’s Closet (@bebas.official_)
  • Zapatos: Flor de Asoka (@flordeasoka)
  • Peinado: Selvaje (@selvajesalon)
  • Maquillaje: Marta Gómez (@maquillajemartagomez)
  • Pendientes: Aristocrazy (@aristocrazy).
  • Alianzas: Laura Jorge (@laurajorge_joyas) Creación exclusiva y única, con el serigrafiado especial de las coordenadas de “nuestro lugar”
  • Traje novio: Amadeo (Logroño)
  • Finca: Palacio de Huérmeces (@huermeces_palacio_de)
  • Catering: Maher (@mahercatering)
  • Flores: Cultura de Flor (@culturadelfor)
  • Fotografía: Marina Palacios (@_marinapalacios)
  • Carpa: Shabana Tents@shabanatents
  • Música ceremonia y cocktail: Andrea Garcy @andreagarcy
  • Música tarde: Los alcántara@losalcantara
  • Preboda: El Norte Gastrobar (@nortegastrobar)

¡Que sigáis bailándole así a la vida siempre!

Todas las fotos son de Marina Palacios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.